domingo, 15 de noviembre de 2009

Poema del libro Poesía con... Ciencia

Escarlatina

Recuerdo cuando era niña

y me enfermé con anginas

la garganta me dolía

y vomitaba ese día.


El médico que vino a verme

un termómetro aplicó

y dijo: Hay mucha fiebre

y una angina veo yo.


¿Tuvo vómitos la nena?

a mi madre preguntó

-Sí, mientras estaba jugando

y fue lo que me alertó-.


Debe ser escarlatina

porque epidemia tenemos

¿Los hermanos están bien?

Sí. Pues no debe estar con ellos.


Sabe, esto es muy contagioso

si es que es escarlatina

El cuadro no está florido

llevará unos dos días.


Pero epidemia tenemos

ya vi otro caso en el día

y este año nos tocaba

cada siete se registra.


¿La chiquita va a la escuela?

Sí, este año empezó a ir

cumplió los seis en Enero,

la pudieron admitir.


Bueno, avise al maestro

que no podrá concurrir

hasta que sane del cuadro

que debemos combatir.


Y yo quedé en la camita

llorando desesperada

pues me dolía la cabeza

y sabía que algo pasaba.


Mi pecho se puso rojo
de manchas me iba cubriendo
y el rojo me fue llegando
al abdomen y a los miembros.


Mamá, yo quiero un espejo

para ver cómo me encuentro

-Tu cara ya está tan roja

como el resto de tu cuerpo


Seguí durmiendo tranquila

ya pasará este momento

el médico te vio otra vez

cuando te encontró durmiendo.


Y dijo no tener dudas

esto es una escarlatina

y dijo que el rojo viene

par acción de una toxina.


Y también que él avisó

a la escuela donde vas

que estás con escarlatina

y saber si hay otros más.

Y el maestro que es amigo

le preguntó a tu papá

si puede venir a verte

y ver cómo te encontrás.


Porque él sabe que existe

la enfermedad que tenés

pero nunca ha visto un caso

y quiere saber cómo es.


Tu papá dijo que sí

de manera que tendrás

la visita del maestro

que te vendrá a saludar-.


Mientras tanto yo sufría

solita, sin compañía

ni juguetes me dejaban

porque los infectaría.


La piel se me fue poniendo

muy áspera y parecía

como ese papel de lija

que vi en la ferretería.


Y de pronto me encontré

que si la mano pasaba

la piel se iba saliendo

en pedazos, laminada


que transparentes y grandes

fui colgando en la baranda

mientras elegía los pedazos

para adornar a la cama.


En eso entró mi maestro

seguido por mi papá

que gritó ¡Qué estás haciendo!

¡Mire qué barbaridad!


Si parece una culebra

que despelechando está

Sí te los estás sacando

¿A dónde está tu mamá?


Mi mamá que oyó a mi padre

enseguida apareció

y cuando vio mi muestrario

pues casi se desmayó.


Llama al médico de inmediato

que a esta piel se la arrancó

mira cómo se le notan

los lugares que eligió.


Mientras mi padre salía

para llamarlo al doctor

yo quedé con el maestro

que pálido se me acercó.


Y me preguntó ¿Qué hiciste?

-Estoy, jugando a la tienda

mi piel es género en venta

la saco y cuelgo en oferta-.


¿Y no te duele al sacarla?

No, si se me esta saliendo

yo sólo ayudo un poquito

tirando de un extremo.

Mi madre le dijo al punto:

la piel se le va a caer

lo dijo el médico antes de irse

y también me hizo saber

que debo tener cuidado

con la orina que elimina

si tiene color rojizo

que se lo llame enseguida.


Porque dice que esto a veces

tiene secuelas dramáticas

o glomérulonefritis o

la fiebre que es reumática

Entró papá nuevamente

para atender al maestro

y dijo: "el médico ya viene

¡Lamento que vea todo esto!"


¡Oh, no! Al contrario, yo vine

justo en la hora precisa

vine a ver escarlatina

y vi lo que la caracteriza.


Podré vivir muchos años

pero es cosa ya sabida

que a este cuadro no lo olvido

mientras conserve la vida.


Mi padre me interrogó

¿Por qué te arrancas la piel?

Porque se me está saliendo

que se salga de una vez.


Al punto llegó el doctor

y al mirar mi colección

que de pedazos de piel

monté como exposición.


Se rió y dijo ¡Oh, criatura!

Mira que eres traviesa

deja la piel, ten paciencia

la misma se va a cambiar.


Ya no tendrás que rascarte

tu madre te va a curar

la piel tersa y renovada

muy pronto te cubrirá.


Pido que tu madre ponga

este remedio que deja

tu piel limpia y protegida

de bacterias y otras quejas.


Y en pocos días nomás

recuperé mi salud

y otra vez volví a la escuela

para saciar mi inquietud


de adquirir conocimientos

para poder transmitir

Han pasado muchos años

y hoy se los enseño aquí.


Porque entonces no sabía

que la angina que tenía

debía ser producida

por estreptococos "A"

que tienen un bacteriófago
que en lisogenia se encuentra
responsable de respuestas
toxigénicas a hallar.


Es llamada eritrogénica

la que produce exantema

y es responsable de fiebre

que también vas a encontrar


por eso lleva por nombre

exotoxina pirógena

o toxina eritrogénica

si así le quieres llamar.


Y bueno, faltaron cosas

entonces desconocidas,

antibióticos no había

para poder aplicar.


Y esas fueron las razones

por las cuales se tenía

que prevenir infección

en la piel que descubría.


Pero curé normalmente

de evolución natural

sentí y viví escarlatina

de una forma sin igual.


Ni reumatismo, ni nada

fui totalmente curada

y hoy les cuento mis andadas

sin secuelas, fui salvada.

Quizás fue para que enseñe

mi vivencia de este modo

y transmita lo aprendido

con anécdotas y todo.

Publicar un comentario