domingo, 11 de abril de 2010

Poema del libro Palabras para Sembrar



Palabras que yo te ofrezco

Palabras... que yo te ofrezco
para hacerte comprender
que ya estuve en esta tierra
donde vivo o viviré.

Conocí los sinsabores
del nacer y del crecer
y también las alegrías
del vivir y del saber.

Vi los ciclos que Natura
cada año me mostraba
con esas cuatro estaciones
de calor, frío o templadas.

Y te puedo asegurar
que siempre pasó lo mismo
la primavera florece
el invierno es negro y frío.

En el otoño caen hojas
y hay calor en el estío.
El sol sale en el oriente
y se esconde en occidente

dejándonos al oscuro, en noche,
hasta el día siguiente
A veces nos tiran agua
las nubes que nos cobijan

en chaparrones copiosos
con lluvias que nos asustan
o en gotas que nos refrescan
con sonidos que nos gustan.

Los aguaceros duraron
minutos, horas o días
pero siempre terminaron
y volvieron las sequías.

Además debes saber
que siempre nacen o mueren
seres de cualquier especie
que en este mundo estuvieren.

Porque aquí todo es cambiante
cuando el tiempo lo sostiene
el niño pasó a ser hombre
y el hombre viejo se vuelve.

Hasta que el tiempo lo lleva
y otro niño reaparece
Pienso que fue renovado
por el tiempo que lo crece.

Porque observé que en Natura
todo ciclo está presente
en animales, en plantas,
en el agua, en los vivientes.

Todo se muere y transforma
todo cambia y todo vuelve
hasta el sol y las estrellas
y luz que la noche envuelve.

Por eso creo que también
en un ciclo natural
el hombre debe volver
cambiando el cuerpo carnal.

Esto explicaría el por qué
en un sueño muy profundo
el hombre dice quien fue
antes de venir al mundo.
Publicar un comentario