miércoles, 5 de marzo de 2008

Poemas del libro "Palabras para sembrar"

Ser responsable


Es condición moral ser responsable

si es que tienes conciencia y albedrío,

la suma de los actos personales

forman la sociedad en que vivimos.


Si cada uno se mueve en el contexto

de caminos trazados para andar

sabiendo hacia donde los conduce

y al rumbo lo persigue con afán


andará caminando con sentido

sabiendo cual final alcanzará

y aunque el tiempo lo deje en el camino

su conducta al final será ideal.


Pero es difícil procurar lugares

que aseguren salud y bienestar

para uno mismo, sin cargas familiares

sin hijos y cuidando un capital.


¿Cómo será para el que nada tiene

excepto su ignorancia y su ansiedad

y en busca de ser alguien conocido

engendra criaturas como acto natural?


Sin asumir los gastos de alimentos,

educación, salud y bienestar?

Así no más, de prepo o de machito

o de mujer sin frenos ni moral?


Toda esa gente fruto de ignorancias

prepotencias, violencias o desmán

son también ciudadanos inocentes

que integran nuestra amada sociedad.

Muchas de ellas sufrieron privaciones

de amor, de comprensión, de caridad

carecieron de hogar y protecciones

que los padres nos dan por ley moral.


Hoy vagan por el mundo repitiendo

la inconducta de ancestros sin piedad

o quizás aprendieron de la vida

a integrarse en el ámbito social.


Qué hacer con esta gente que delinque

trayendo al mundo productos de lujuria

que abandonan en puertas, basurales

o venden al parir sus criaturas?


Que cruzan al azar, donde se encuentran

mostrando su miseria por las calles

induciendo a quien mira compasivo

a donar sus monedas y ayudarles.


Cargando a los buenos ciudadanos,

respetuosos de hogares y familias,

con las culpas de otros criminales

irresponsables del ámbito que habitan.


Explotando a los niños en las calles

mostrando su miseria, pidiendo compasión

si en ellos la lujuria es su modelo

y el mendigar da rédito entre nos


¿Y sabes cuál es la diferencia

entre un pueblo educado y otro no?

El educado contiene sus dolencias

en institutos y centros de atención


esteriliza al delincuente nato

sin importar su origen o color

y protege en asilos o entidades
al desvalido que al margen se quedó.


Brindándole las cosas necesarias

para integrarlo al medio en que nació

pero educado, responsable, sano

y útil para el pueblo y su nación.


La vida revancha toma


Tienes un cuerpo y un alma,

ambas requieren cuidados

pues el cuerpo es la morada

del alma que lo ha engendrado.


Precisan amor, higiene,

descanso, alimentación

que aunque sean diferentes

necesitan protección.


Los alimentos del alma

los genera el mismo cuerpo

con autoestima y conductas

que le produzca contento.


Ella gusta de belleza
de armónicas percepciones
que pueda el cuerpo captar

con distintos receptores.


El cuerpo quiere descanso

calorías a ingerir

un hogar que lo contenga

y ropas que ha de vestir.


respetar al cuerpo y alma

es la base de salud,

tu conciencia es sabedora

si cumples con la virtud.


Si no lo haces verás

que el cuerpo se deteriora.

La vida toma revanchas

que notarás a su hora.

Retorna al buen sendero


Recuperad criatura tu conciencia moral,

y tu respeto, tus ansias de saber y progresar,

tus deseos de hacer un mundo bueno

donde puedas vivir feliz y en paz.


Recuperad la fe en tus semejantes

en tu Dios, tu familia, tu amistad,

todo se recupera o se recicla

en esta vida que espera voluntad.


Sólo precisas regalarte un rato

de reflexión, silencio, soledad

que te ayude a buscar en tu interior

qué es lo que quieres y eso donde está.


Entonces, encontrando un objetivo,

ya podrás al camino procurar

que conduzca a lograr lo que te lleva

a obtener lo buscado con afán.


Te sentirás así capacitada, apta

en tu hacer, en conquistar la meta

y podrás conducir tu trascendencia

con amor, armonía y con prudencia.


Los errores enseñan muchas veces

más que aciertos que son indiferentes

pues el dolor nacido en los errores

graba lecciones y estas son perennes.


Retorna al buen sendero que te dieron

tus ancestros, familia y formación

procura restaurar así conductas

que te libran de angustias y dolor.

Publicar un comentario