sábado, 13 de diciembre de 2008

Poema del libro Dios es La Palabra


Gracias, Señor!


Del
Infortunio
Os
Saco

Si es lo que mereces

por tus buenos actos.


No encontraba una imagen que me pueda gustar

carecí de arquetipos para formar mi ideal

Todo lo que veía, todo lo que aprendí

estaban en el medio, el medio en que nací


Lleno de delincuencia, de droga y malvivir

la violencia mataba, yo me quería morir

Y apareciste tú, que hablabas de virtudes

de imágenes sagradas, que amaban multitudes


De un Cristo salvador, con madre inmaculada

que amaba a feligreses y hasta los amparaba

Y salí de la villa, te seguí en tus andanzas

no tuve mas angustias, hasta mi hambre saciabas


Y procuré ayudarte, en todo lo que hacías

y aprendí a ayudar, con la misma maestría

Hoy volví a visitar el medio en que nací

no podía comprender por qué viven así


Me sentí tan extraño en mi antiguo lugar

que hoy debo agradecer ¡Me lograste salvar!

Ya soy un hombre útil que aprendió a distinguir

el valor de la vida y cómo ser feliz!

Publicar un comentario