lunes, 4 de agosto de 2008

Poema del libro Misterio en la poesía

El tiempo lo transformó


Un azahar tan blanco, puro

con perfumes que embelesan

se transformó en un limón

con el tiempo y su destreza.


No precisó de un humano

para revertir su esencia

ni máquinas que moldearan

la hermosa forma que ostenta.


Apareció de repente

escondido en una rama

con olor tan atractivo

que lo observé esa mañana.


Blancos pétalos mostraba

era una flor primorosa

pero por arte de magia

se convirtió en otra cosa.


El solito se mantuvo

escondido en una rama

tomando el verde color

de las hojas que lo amparan.


Después transformó su aspecto

fue creciendo su grandor

y poco tiempo mas tarde

en limón se convirtió.


El tiempo lo maduró

y aunque sigue perfumado

su aroma ya no es el mismo

y hoy tiene un tono dorado.

¡Oh limón! Cuánto tenemos

de común en la creación

somos productos del tiempo

que nos trae haciéndonos.


Y después de sazonados

aunque lo quieras o no

nos quita cuerpos visibles

a los ojos que nos vio.

Publicar un comentario