domingo, 9 de noviembre de 2008

Poemas del libro Surcos de Luz


Hay procacidad


Procacidad es el nombre que le damos

por descarada, atrevida o insolente

a esa cualidad que nos ofende

que ha perdido vergüenza, es indecente


Burlan valores éticos que son

pilares adquiridos en conductas

que dan base a nuestra educación

Desdeñan mi cultura y tradición.


Hay actos realizados diariamente

por nosotros, son cosas de rutina

que llevamos a cabo íntimamente

pues el pudor es parte de la vida.


Los mismos actos que el pudor esconde

en el baño hogareño o en un cuarto

se realizan en parques y paseos

con luz del día y sin ningún recato.


Se siente miedo, vergüenza y estupor

quedas cohibido, caminas con temor,

pues sabes que las normas respetadas

se han dejado de lado, no hay control.


Los jóvenes drogados se apoderan

de parques, estaciones y paseos

realizando las íntimas acciones

en medio de la gente, sin rodeos.


Si corto los contactos callejeros
y observo las imágenes que muestran
en programas de cine o de TV
o en radios, que transmiten cosas nuestras

Me encuentro que el problema esta instalado

en el medio que vivo y me cultivo

ya que la procacidad nos ha invadido

y así la humanidad, está en peligro.

Contener el mundo


Cuando quieres guardar algo

en una caja o cajón

tienes que apreciar tamaño

y ver si cabe es cuestión.


Pero eso pasa con cosas

con formas y rigidez,

si guardas un ededrón

u otro elástico, tal vez


apelmazas su materia

y al final puedes guardarlo.

Hay otras cosas que existen

y también puedes guardar


en espacios muy pequeños,

increíbles de pensar.

Me refiero a sentimientos,

imágenes, pensamientos.


Todo el rico material

que engloba nuestro intelecto.

Yo llevo al mundo en mi ser

aunque me cueste creer.

Publicar un comentario