miércoles, 29 de abril de 2009

Poema del libro Poesía con... Ciencia


Los ratones... que yo usé


Eran blancos, ojos rojos

como todos los albinos

que no tienen melanina

ya sean lauchas o caninos.


Hermosos, muy vivarachos

cuando adultos y en bioterios.

Nacían muy inmaduros

chiquititos y sin pelos.


Cuando la madre preñada,

con el vientre prominente

descargaba su camada

de ratoncitos vivientes


era una seguidilla

de capullitos rosados

de ocho a doce ratoncitos

era el común expulsado.


Y esta camada nacida

de ratona parturienta

era acomodada en nido

por la misma que alimenta


con su leche a estos pequeños

llamados recién nacidos

desde el momento que nacen

hasta el tercer día de paridos.


Pero claro, los peritos

que deciden sobre crianza

quieren que cada nacido

tenga lugar en la panza


de la madre que amamanta

y por eso, esa camada

queda reducida a ocho

que son las tetas contadas.


Como la madre los cubre

para darles de comer

no pude verlos mamando

para contarles como es.


Pero crecen velozmente

el pelo empieza a nacer

y miniatura de madre

a la semana los ves.


Pensar que estos ratoncitos

en tres o cuatro semanas

alcanzan su madurez

para procrear más camadas.


Y que sólo en veintiún días

período de gestación,

pueden replicar su imagen

si alcanzan su pareación.


Pensar, pequeño roedor

que a pesar de tu existencia

en toda parte del mundo

y a tus aportes en ciencia.


Hay quienes no te conocen

por tu nombre verdadero

siendo pues laucha o ratón

sin binomio de Linneo.

Como te debemos tanto

conocimiento adquirido

y hemos usado de vos

hasta para conocer los virus.


Yo te presento en mis versos

con el nombre y apellido

de tu género y especie

aunque al gris hayas perdido.


Mus musculus te pusieron

el albino, es variedad

que usé en mis experimentos

que publicados verás.


Como llevas veinte siglos

de uso en investigaciones

purificaron tus genes

de eventuales mutaciones


y así nacieron las líneas

cepas puras de ratones

por cincuenta cruzamientos

de los genes portadores


de diferentes aspectos

sensibilidad, colores

de piel, ojos, tamaños,

lampiños, manchas, factores.


Y es tal la variedad

de estas cepas obtenidas

que hay nombres de identidad

de cada cepa adquirida


Y es tal la selección

de genes para una cepa

que hay resistentes a virus

y buenas para bacterias.


Y también hay al revés,

que a los virus son sensibles

pero resisten bacterias

y esas fueron preferibles


por virólogos del mundo

que a ratones tanto usaron

para aislamiento de virus

y pasos para identificarlos.


O para producir vacunas

y su calidad medir

o producirles tumores

para fluidos conseguir


O usar virus oncolíticos

para al cuadro revertir.

Trabajar con arbovirus

es necesitarte a ti.


Te criaron para servirnos

¡Oh, ratón de los bioterios!

Hice uso de tus bondades

tuve razones para ello.


Perdóname los desmanes

que al trabajar cometí

matando tantos ratones

pero la vida... es así.

Publicar un comentario