domingo, 10 de enero de 2010

Poema del libro Surcos de Luz



Hay que cultivar la mente

Cada individuo en el mundo
tiene su razón de ser
y aunque pensemos y mucho
no podemos comprender

muchas cosas que suceden
que parecen inconexas
y de pronto se esclarecen,
se encadenan, complementan.

Porque este mundo variado
con diferentes facetas
es un organismo vivo
que aterrado nos sustenta.

Somos simples receptores
en cubierta periférica
de este planeta que gira
y que además da la vuelta

alrededor de este astro
que es el centro que ilumina
que llamamos nuestro sol
y es quien entrega energía


para que vivamos todos
los que gozamos de vida,
animales, vegetales
y hasta el grupo de protistas.

Somos siempre renovados
en ciclos que nos afectan
y abonamos este suelo
con orgánicas materias.

Parece que muchos tienen
sólo misión de abonar
este suelo con excretas
y cuerpos que dejarán

pues nunca han realizado
tareas del intelecto
o cosas espirituales
no absorbidas por el suelo.

Trata de ser algo más
que sólo abono de tierra,
si cultivaras la mente
brotaría la inteligencia.
Publicar un comentario