miércoles, 21 de noviembre de 2012

Poema del libro Palabras para Sembrar



Aprendiendo a caminar


Una nena chiquitita
aprendiendo a caminar
gastaba su mayor tiempo
en pensar y dubitar.


Por fin erecta quedó
pero incómoda y temblando

hasta que logró algún paso
seguido por el fracaso

pues se cayó bien sentada
sin lastimarse, por suerte
pero llorando de miedo.
Se levantó de repente


y arremetió otra intentona
de andar con sus dos piecitos
mientras los brazos le estorban
y los levanta un poquito


Yo la vi cómo sufría,
ella quería caminar
y siendo cosa tan fácil
no lo podía lograr.


Me acerqué muy cautelosa
y le dije, será fácil,
primero adquiere equilibrio
y después todo se hace.
Le di la mano y anduvo 
sintiendo las emociones 
de desplazarse en dos pies 
sin golpes y sin temores. 

Cuando por fin la dejé 

la puse en un corralito 
y sujeta a la baranda 
caminaba y daba gritos.

Estos eran de alegría 

como pude comprobar 
pues al darlos se reía 
y seguía con su andar. 

Sigue aprendiendo chiquita 

a caminar sin temor 
que esto solo es el comienzo 
del controlarte en acción. 

Mientras vivas y te muevas 

en este mundo vital 
cada cosa que realizas 
requiere esfuerzo inicial. 

Hasta que aprendas a hacerlo
sin temores, con confianza
y así puedas ayudar
a quien comienza la andanza.

Publicar un comentario