viernes, 31 de octubre de 2014

Poema del libro Surcos de Luz



Carro de los angelitos
Tirado por un muchacho
vestido de colorado
con un enorme penacho
que blanco le han colocado 


sobre el sombrero que cubre 

su cabeza juvenil
va un armazón sobre ruedas 

que blancas las han pintado 

y además han decorado
de una forma sin igual
para llevar al sepulcro
al cuerpecito mortal 


de un ángel que vuela al cielo 

transportado de este modo 
para que lo veamos todos 
en el carro angelical
ya que abierto lo han dejado 
al armazón que es liviano 
pues lo transporta un humano 
sin ayuda de algún par 

Rodeado de barandillas
y con cortinas celestes
color que tiene el chupete
y el cielo que lo tendrá. 


Lleva al pequeño ataúd 

con un séquito de adultos 
que despiden con su culto 
al ángel que los dejó. 

Adiós, criatura inocente 

que Dios te tenga en la gloria 
yo te guardo en la memoria 
de costumbres de mi gente.


Publicar un comentario