sábado, 27 de septiembre de 2008

Poemas del libro Conocimientos

video

Lo que pasa... queda


El tiempo pasa muy rápido

sin que pueda detenerlo

pensé que viaja veloz

sin que pudiéramos verlo.


Fue sorpresa el comprobar

que lo que pasa se queda

no como tiempo invisible,

se expresa de otra manera.


Hoy veo el tiempo en mi organismo

lo ha logrado envejecer

todo el tiempo que yo he visto

se ha acumulado en mi ser.


Primero para agrandarme,

me hizo crecer de bebé

para llevarme al tamaño

que de adulto puedes ver.


Y cuando alcanzó la talla

programada para mi

usó de otros mecanismos

que al paso lo hace sentir.


Hoy las canas me matizan
la madurez me contiene
y el tiempo que vi pasar
fue retenido en mi mente.


Aloe vera

Planta perenne, liliácea,

con hojas largas, carnosas

con acibaras repletas

de espigas con flores rojas.


¡Qué lozana que te vemos

adornando mi jardín!

Si te encuentras tan a gusto

que ya hiciste plaga aquí.


Sé que de ti extrajeron

el acíbar tan amargo

que en los niños aplicamos

a las uñas de las manos


para evitar que se coman

las faneras protectoras

cuando padecen de "pica"

por causas que aun se ignoran.


Tu riqueza nutritiva

sé que es excepcional

todos los aminoácidos

que existen nos puedes dar.


Pero el acíbar te guarda

la riqueza sin igual
tanta amargura no acepta

nuestro gusto o paladar.


Sin embargo nos provees

de importantes medicinas

alivias las quemaduras

sanas las pieles heridas.


Ese gel claro y viscoso

que tus hojas nos prodigan

nutre la piel y cabellos

quita dolor, cicatriza.


"Planta médica" te llamamos

tus poderes curativos

ya figuran en la Biblia

curando llagas de Cristo.


¿Y sabes? Conozco a alguien

que mezcla tu gel con miel

lo entrevera con oporto

y a diario toma un coctel.


Se conserva sano y joven

y guarda vitalidad

se lo atribuye al aloe

y yo le creo, de verdad.

Publicar un comentario